Diciembre ha llegado a su fin al igual que la Navidad, la fiesta propicia para compartir con la familia y los seres queridos en un ambiente de alegría. La festividad conocida por sus reuniones, las fiestas, la comida en abundancia y de los excesos… Si, de los excesos; porque la verdad es que durante estas fiestas resulta difícil el resistirse a los manjares causantes de que muchos iniciemos el siguiente año con unos kilos de más.

Pero no hay por qué ponerse tristes, ya que la Navidad no es la única festividad del año encargada de llenar nuestro estómago. Ahora comienza nuevamente el siclo: Día de Reyes, Carnavales, Semana Santa, cumpleaños, aniversarios, Las Hogueras, Halloween, etc. 

No obstante, es importante estar atentos a nuestra salud durante las celebraciones. Por eso, presentamos algunos consejos para cuidar tu alimentación en estas bellas festividades: 

  1. Modera lo que comes: 

Es normal que deseemos saborear la vasta gastronomía que estas celebraciones pueden ofrecer, nadie está en contra de ello, pero también debemos saber cuándo parar. Y esto puede parecer muy fácil al decirlo o leerlo, pero lo cierto es que se nos hace muy difícil el ponerlo en práctica. El estómago tiene un límite y nos avisa cuando llegamos a este. Prueba y disfruta de lo que más te gusta, pero con calma. 

2. Cuida las bebidas: 

Los cócteles, los refrescos y los ponches están cargados de azúcares y calorías. Es mejor optar por tragos más sencillos como una copa de vino, una cerveza, jugos de frutas naturales y el más importante de todos que tampoco puede desaparecer en las fiestas, el agua.  

3. No dejes las otras comidas: 

Casi siempre las reuniones festivas son por la noche; por lo que, de ante mano, sabrás que es durante ese momento donde comerás cosas más pesadas. Pero claro, todos debemos comer durante el día. Así se recomienda desayunar algo balanceado (cereal, frutas o un sándwich) y almorzar también algo más ligero (como una ensalada, una sopa, pescado, etc.); de esta manera, tomando en cuenta la moderación, podrás tener más libertad en la noche.

4. Come frutas también: 

Galletas, chocolates, turrones, flanes, panettones, etc., son varios de los postres favoritos para las fiestas, pero no debemos olvidarnos de los colores, sabores y vitaminas de las frutas. Y no, no cuentan únicamente las uvas de Noche Vieja ¿por qué no variar un poco y en vez de comprar una tarta o un turrón o un helado en el supermercado, compramos una macedonia o unas ricas fresas o unas cuantas manzanas? 

5. No dejes de moverte:

Nadie es un árbol de Navidad. Además de una buena alimentación, debemos movernos, y qué mejor que dar un paseo por las calles de Alicante, ir por el puerto, ver tiendas, visitar los pueblos cercanos de la ciudad (Elche, Orihuela, Elda, Aspe, etc.), ir a la playa para caminar sobre la arena. Todo para apreciar los bellos lugares durante estas épocas del año.

Por JR