Las fiestas populares de la provincia de Alicante son uno de los grandes alicientes del verano. Las opciones para disfrutar de la cultura, la tradición, la historia y la gastronomía son tan diversas como apropiadas para todos los gustos.

El pistoletazo de salida son las hogueras que se celebran en la capital por San Juan. Su similitud con las fallas valencianas, una feria taurina con los mejores carteles y un gran ambiente junto al mar son características inherentes a esta cita ineludible con la diversión. A continuación, te recomendamos las más destacadas para que consigas completar tus vacaciones de la mejor forma posible.

Fiestas durante el mes de julio en la provincia de Alicante

En la misma ciudad, el barrio de San Blas celebra, la primera semana de julio, su fiesta demoros y cristianos. La espectacularidad de los trajes, la música y la historia forman parte de una fiesta en la que puedes disfrutar de la esencia más pura de una celebración mediterránea llena de personalidad. Durante la segunda semana del mes se celebra, en Orihuela, la reconquista de los moros y cristianos. Se conmemora cómo, en el siglo XIII, los cristianos liberaron al pueblo de las tropas musulmanas. Una vez más, no falta la diversión y un gusto específico por mantener una estética tan tradicional como intransferible.
Las hogueras son protagonistas, el tercer fin de semana de julio, en San Vicente del Raspeig. La quema de muebles y trastos viejos coincide con la entrega de galardones a las agrupaciones de moros y cristianos. De nuevo, el fuego y la diversión se dan la mano en una cita ineludible.
Es también durante la segunda quincena de julio cuando se celebran los moros y cristianos en Guardamar del Segura. L’Encantá cuenta con la participación de todo el pueblo. El asalto de la fortificación de la ciudad es muy realista, así como los desembarcos en la playa, las luchas entre ambos bandos, los desfiles y todo lo relacionado con una recreación histórica de este calibre. Al final, todo se completa con un buen castillo de fuegos artificiales y con la melodía del eterno pasodoble titulado Paquito, el chocolatero.
El 24 de julio es una fecha clave para Villajoyosa. Sus moros y cristianos han conseguido convertirse en fiesta de interés turístico internacional por derecho propio. Se recuerda la batalla que libraron cristianos y moros en 1538. El 28 de julio se celebra el desembarco. 30 embarcaciones van llegando al puerto de la ciudad donde les esperan los cristianos. Los piratas consiguen su propósito y terminan por conquistar el castillo aunque, al final del día, serán expulsados nuevamente.
Al día siguiente, se celebra una misa en honor a Santa Marta que es llevada, a caballo, por un portador escogido para la ocasión. Entre estas representaciones podrás degustar paellas exquisitas así como disfrutar de unas escenas inolvidables en plena playa. La antedicha distinción es más que merecida, como bien podrás comprobar cuando asistas a esta fiesta llena de magia y de historia.

Fiestas durante el mes de agosto en la provincia de Alicante

El Misterio de Elche es una de las festividades religiosas más importantes de España. Se celebra en agosto. Durante todo este mes es posible rememorar la entrada de los moros en la ciudad, la de los cristianos, las ofrendas florales o las Embajadas. Esenciales son la Nit de l’Albà – el 13 de agosto, con un gran protagonismo para la pirotecnia- y la Nit de la Roà – entre el 14 y el 15 de agosto-. En esta última, por la tarde, se lleva a cabo la representación de la primera parte del Misterio en la que fallece la Virgen María quedando su cuerpo expuesto para que sea velado por el pueblo. Antorchas llenan

todos los rincones de la ciudad para que no falte la luz y para que se pueda venerar a la madre de Cristo.
Es el día 15, con misas continuas desde las cuatro de la madrugada, cuando se contempla la ascensión de la virgen a los cielos en una basílica de Santa María repleta. Tras terminar la representación, las calles se llenan de felicidad por haber tenido la satisfacción de haber presenciado una vez más una fiesta que data del siglo VII.

Dénia tiene una de las fiestas de moros y cristianos con mayor fama. Se celebran entre el 13 y el 16 de agosto. A destacar el desembarco, el toque de la diana y los desfiles, tan espectaculares como imprescindibles. La bella localidad costera se viste de gala para celebrar su fiesta grande y llenar de color todas sus calles.

Los moros y cristianos del barrio alicantino del Altozano se celebran en la semana del 15 de agosto. Esta fiesta tiene como peculiaridad la inclusión de los niños en la misma. Verles desfilar imitando a sus mayores crea una sensación de felicidad muy adecuada en los espectadores. Como es habitual, no faltarán ni el arroz, ni los fuegos artificiales para completar tu estancia.

Como habrás comprobado, la provincia de Alicante ofrece fiestas tan variadas como interesantes durante los dos meses principales del verano. A destacar, cómo la tradición secular no ha dejado de seguir calando en las diversas generaciones que nunca dejan de seguir progresando y mejorando unas fiestas llenas de vida.

De ti depende ir diseñando tu agenda para no perderte ninguna de estas citas con la historia de una provincia que no solo ofrece un sinfín de recursos al turista, sino también una exquisita muestra de la importancia de unos hechos históricos que han ido marcando su devenir a lo largo de los siglos. Si quieres convertir tu próximo viaje a Alicante en un verano lleno de emociones, de sensaciones y de alegría no dudes en disfrutar de estas fiestas populares. Te recibirán siempre con los brazos abiertos y te explicarán todo aquello que necesites saber para que cambies tu opinión sobre una provincia llena de secretos, de características positivas y de elementos que habrás de ir descubriendo progresivamente durante tu estancia. ¿Te animas a dejarte llevar por la música, por la pólvora y por la historia?