Artista mediterránea, sensible, creativa, prolífica, trabaja desde hace décadas en sus estudios de Moraira y Valencia, siempre cerca de ese mar mediterráneo que tanta influencia ejerce en sus pinturas… y en su vida.

Posee una amplia trayectoria como artista, ha realizado multitud de exposiciones y su nombre está presente en importantes colecciones nacionales e internacionales. En su obra, lo esencial se crece sobre lo anecdótico. Brochazos contundentes, pinceladas enérgicas y firmes irrumpen en sus cuadros frente a otras delicadas y sutiles creando composiciones en las que la alegría y la belleza comparten, como en la poesía y en la vida, espacio con la rabia, el dolor y la tristeza.

En estos tiempos que digitales en los que parece que todo se reduce, la obra de Rosa Padilla sigue vislumbrando lo esencial, el origen, esa sensación primitiva que permanece y trasciende. Y con ella el color, la emoción, el instinto de búsqueda. Una pintura enérgica casi hercúlea, capaz al mismo tiempo de impactarnos con una contradictoria delicadeza llena de exquisitez.