La boda eclesiástica en Alicante

España es uno de los pocos destinos dónde una boda ante la Iglesia Católica Romana automáticamente se convierte en un matrimonio civil, y por lo tanto representa una primera posibilidad, si los prometidos escogen esta opción, y si cumplen con los requisitos de la Iglesia.

El sacerdote de la parroquia de la pareja en el país de procedencia inicia el procedimiento. En cuánto estén disponibles todos los documentos requeridos, estos son enviados al obispado en España, que a su vez da su permiso a la parroquia española para bendecir la unión.

La mayoría de los sacerdotes locales sólo hablan español, pero también existe la posibilidad de traer un sacerdote propio del país de origen.

Después de la boda el sacerdote español envía el acta al Juzgado de la Paz, que redactará el certificado legal con el que los casados tendrán que registrar la boda en su lugar de procedencia.

La boda civil en Alicante

Los documentos necesarios son diferentes en cada región, e incluso en cada ciudad, pero las normas son las mismas.

Una boda civil es posible si al menos uno de los dos contrayentes tiene la nacionalidad española, o si al menos uno de los dos es residente en España desde hace dos años (aunque algunas ciudades también aceptan un período más corto).

Es obvio que muchas parejas no cumplen con esta norma, y optan por lo tanto por la tercera opción;

La boda ceremonial en Alicante

Es la opción preferida de un número en aumento de parejas, ya que se trata de la más personal, y apenas tiene requisitos que cumplir.

La ceremonia suele ser mucho más personalizada que con un enlace civil o eclesiástico, y con frecuencia se hace especialmente a medida de la pareja, incluyendo música adaptada a la ocasión, posiblemente tocada por músicos en vivo, y discursos por los invitados.

La ceremonia tiene lugar en una ubicación de libre elección, tanto en o cerca de la playa, una finca, un jardín exótico, etc, dónde normalmente también a continuación tienen lugar la recepción, la cena y la fiesta.

A nivel administrativo se organiza todo en el país de origen.

Matrimonios de personas del mismo sexo

Las bodas de personas del mismo sexo están reconocidas por la ley en España y cuentan con los mismos requisitos que la boda civil.

Esto puede ser la razón por la que se opta por un matrimonio civil en España, si se cumple con estos requisitos.

Si en el país de procedencia la ley también permite las bodas entre personas del mismo sexo, con frecuencia se opta por una boda ceremonial en España.

Casarse en la playa

Muchos matrimonios sueñan con celebrar su enlace en una playa magnífica, con un mar azul ópalo al fondo, un cielo azul con el sol español y una suave brisa del mar.

Por desgracia la playa en la mayoría de los países occidentales representa una ‘zona pública’, y por lo tanto no disponible para su alquiler por una celebración privada tal como un matrimonio, una comunión, un bautizo o una fiesta.

La ley española (la ‘Ley de Costas’) literalmente recoge esta prescripción, y simplemente ir a la playa y celebrar allí tu boda inevitablemente acabará con la llegada de una persona extra (no) invitada, en uniforme, y aparte de la interrupción inmediata de la ceremonia o la fiesta, con frecuencia causará una multa de hasta 3.000€.

Aún así se celebran bodas en la playa, pero ¿cómo?

Algunos sitios cuentan con un permiso especial de explotación de un chiringuito, un restaurante, o un hotel en o cerca de la playa. Unos cuántos de ellos también están dispuestos- sujeto a unas condiciones- a organizar una boda dentro de su licencia de apertura.

Los organizadores de bodas profesionales conocen estos lugares, y sus condiciones y cuánto cuestan, y pueden por lo tanto ser de ayuda a la hora de encontrar dónde celebrar tu boda de ensueño en o cerca de la playa.

Pero no tiene que ser necesariamente en la playa. También hay ubicaciones magníficas cerca del mar, de la playa o con una vista magnífica al mar, y muchas veces esta clase de entorno ofrece mayor privacidad y más posibilidades.

Casarse en una ‘finca’, ‘masía’ o un ‘castillo’ tradicional alicantino

Una ‘finca’ es una hacienda o propiedad rural tradicional española, con frecuencia muy antigua, y la propiedad histórica de la nobleza o de la burguesía española, aunque hoy en día también se utiliza el término para chalets no tan antiguos que se encuentran en un lugar más o menos remoto.

Una ‘masía’ es comparable, pero se encuentra con frecuencia en el interior y tiene un origen más agrario, mientras que el significado de castillo por supuesto hace referencia a una edificación de este tipo.

Estos con frecuencia se alquilan exclusivamente para una boda, y ya que el alquiler constituye con frecuencia la única fuente de ingresos para sus propietarios los gastos se pueden disparar, pero una persona recibe el usufructo de un escenario de verdad único a cambio.

Algunas de estas ubicaciones también ofrecen una- con frecuencia limitada- posibilidad de pasar la noche allí, pero también esto tiene sus desventajas.

Si los invitados duermen en otro lugar, y luego son transportados en bus al lugar dónde se va a celebrar el enlace, el efecto de asombro del lugar de celebración es de lleno. Si todo el mundo se aloja en el lugar de la boda, con frecuencia ya están presenciándolo todo desde el momento de los preparativos, y esto por supuesto elimina una gran parte del efecto de asombro.